Avisar de contenido inadecuado

Soluciones decorativas para baños pequeños

{
}

La disposición de los baños actuales presenta espacios reducidos ante los que la decoración tiene que desarrollar su papel con gran esfuerzo e imaginación. A veces, no es posible realizar la distribución deseada porque este armario o aquel lavabo directamente no nos caben en el cuarto de baño. Pero lo más importante no es el mobiliario, sino los pequeños detalles, que son los que ensanchan verdaderamente el ambiente y provocan la sensación de amplitud.

La comodidad no está reñida con los metros cuadrados, ya que podemos sacar el máximo rendimiento posible a esta estancia tan funcional, convirtiéndola en un lugar agradable a nuestros sentidos y perfectamente en línea con nuestro gusto por el bienestar. Lo esencial es el aprovechamiento de aquellos rincones muertos y olvidados. Igualmente, existen accesorios que nos pueden ayudar a mantener todo en orden, un aspecto que siempre agradecerá nuestra visión.

¿Dónde guardar las cosas?
Muchas veces, el problema radica en aquellos elementos que tenemos que guardar dentro del cuarto de baño: los cosméticos, el secador de pelo, los productos de higiene, las toallas, el albornoz, etc. Una vez que tenemos todos los sanitarios colocados, nos asalta el temor de tener que prescindir de un armario donde colocar todo, viéndonos obligados a distribuir algunos útiles dentro del armario del dormitorio o en estanterías que no están dentro del baño.

Cuando adquirimos un lavabo, nos preocupamos de montarlo en un mueble con cajones o puertas donde guardar nuestros enseres pero, muchas veces, no está en nuestro bolsillo la posibilidad de hacer ciertos gastos, por lo que tenemos que conformarnos con un lavabo a secas. Pero el hueco sigue estando ahí y en el mercado existen fantásticos armarios bajos con útiles cajones que te harán el mismo servicio que el empotrado.

Si no tienes espacio para colocar un armario alto, no te preocupes: unas baldas de madera, de plástico o de cristal sustituirán el papel del armario. Además, todos los accesorios estarán a la vista y perderás menos tiempo a la hora de localizarlos. Hoy en día, puedes incluso crear tus propias estanterías con un mínima idea de bricolaje. Sólo tienes que intentarlo. Igualmente, en la confluencia de las paredes de la ducha o bañera, dispondremos todos los geles y champús en una rinconera.

Un buen sitio donde colocar una balda es el tramo entre el espejo y el lavabo. Mientras te aseas, nada mejor que tener todos los objetos necesarios y que más utilices delante de ti, en vez de ubicados en tu habitación o en uno de los cajones de algún mueble, con la incomodidad de tener que estar llevándolos de un sitio a otro cada vez que quieras emplearlos.

Las toallas ocupan mucho espacio y es importante tenerlas bien dobladas para reducir al máximo su extensión. ¿Has pensado en la posibilidad de hacerte con un toallero-radiador? Tienen unos precios muy económicos y las toallas irán paralelas a la pared con el consecuente ahorro de espacio. Además, en invierno agradecerás mucho el poder secarte con una toalla calentita.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.